Los 10 peligros a los que los dispositivos electrónicos se enfrentan en verano

La llegada de las vacaciones supone disfrutar de algunos de los elementos imprescindibles que componen un buen verano como el sol, el agua y la arena, entre otros muchos. Pero para los dispositivos electrónicos como tablets, móviles, reproductores de música o altavoces inalámbricos estos elementos pueden resultar, un peligro para su vida útil y provocar ciertas averías.

Para prevenir los factores externos que pueden dañar estos dispositivos, Energy Sistem ha elaborado una lista con los 10 peligros más comunes a los que se pueden enfrentar durante el verano.

En primer lugar, el sol resulta un enemigo para la piel y para muchos de los productos tecnológicos que solemos utilizar. Una prolongada exposición de dispositivos con pantalla como los smartphones o tablets, produce pixelaciones y pérdida de tonalidad en el display e incluso, si el período de exposición es demasiado largo, puede estallar el cristal. Las recomendaciones pasan por evitar esa prolongada exposición al sol guardándolos cuando no vayan a ser utilizados o protegerlos del mismo mientras están siendo utilizados.

Otro de los elementos dañinos es el agua. Desde Energy Sistem alertan no sólo del agua en su forma líquida sino de la humedad, ya que se comporta como un agente igual de perjudicial. El agua del mar contiene sal y el de la piscina cloro, lo que hace también más nocivo si cabe el efecto incluso con dispositivos sumergibles. Las recomendaciones pasan por hacerse con una buena funda impermeable o hermética para evitar problemas graves.

energy sistem moviles

El tercer peligro es la arena, siendo el elemento que más variedad de averías provoca en los dispositivos electrónicos. No sólo puede dañar el display de la pantalla por arañazos sino que puede obstruir e impedir el correcto funcionamiento de los conectores de carga y de audio. En este caso, además de un buen protector de pantalla y una funda, existen pequeños tapones de silicona universales para los conectores de audio y de carga de casi cualquier dispositivo.

Los altavoces portátiles son ideales para escuchar música en cualquier fiesta de verano. Pero el peligro en este caso viene por su ubicación. Los refrescos, cervezas o bebidas alcohólicas son malos compañeros para estos altavoces en una mesa. Para disfrutar de su potencia con menos riesgo, aléjalos de cualquier líquido.

El quinto peligro tiene un nombre claro: los niños. Cuanto más tiempo libre, más posibilidades de que cualquiera de los pequeños de la casa se haga con uno de los dispositivos y acabe, por ejemplo, desconfigurando el tablet, el móvil, borrando canciones del MP3-4-5, etc. Aunque esta probabilidad existe durante todo el año, el riesgo aumenta de forma proporcional al tiempo libre que los niños disponen. Es recomendable utilizar contraseñas si no están activadas para el bloqueo de estos dispositivos.

Energy Sistem también destaca un mayor índice de averías por impacto en verano que en otra época del año. El motivo es que nos desplazamos más, llevamos los dispositivos siempre con nosotros y aumenta el riesgo de caídas. La recomendación para que esto no se convierta en un problema en forma de avería es proteger bien los dispositivos con fundas y protectores de pantalla.

Las actividades al aire libre podrían considerarse otro peligro añadido, fundamentado por los golpes que reciben los dispositivos especialmente cuando se realizan actividades de mayor riesgo: escalada, espeleología, montar a caballo, bicicleta, senderismo…En ninguna de ellas se está libre de una caída o golpe que, aunque no tenga consecuencias afortunadamente para el que lo practica, sí puede tenerlas para el dispositivo. Por eso es de vital importancia evitar llevarlos encima o bien utilizar fundas especialmente diseñadas para la práctica de este tipo de actividades.

Los robos son el octavo de los peligros que el verano tiene preparado para los dispositivos electrónicos. Los descuidos a la hora de dejarlos a la vista en entornos al aire libre como playas, terrazas o chiringuitos suponen un riesgo que puede terminar en hurto. Llevarlos siempre encima y en bolsillos o bolsos fácilmente controlables evitaría este problema. Y para la playa existen bolsas herméticas que permiten llevar las llaves, dinero y estos pequeños dispositivos al agua sin dejarlos solos en la toalla.

El noveno factor perjudicial en esta lista no es otro que el desgaste de la batería acelerado por factores como el calor y el mayor uso. Por ello, es recomendable llevar encima un batería externa portátil con conectores universales que permitan no dejar sin carga antes de tiempo dichos dispositivos.

Y finalmente, Energy Sistem recomienda antes de iniciar las vacaciones revisar el almacenamiento de los dispositivos electrónicos con el fin de poder almacenar el contenido del que se desee disfrutar o del que se vaya a disponer para fotos, vídeos u otros elementos multimedia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *