Beneficios de llevar lentes de contacto

La primera razón por la que alguien quiere unas lentes de contacto es estética. Lo cierto es que existen muy pocas personas a las que les guste llevar gafas de vista. A esto contribuye mucho el hecho de que las monturas más bonitas suelen ser las más caras, así que a una deficiencia visual se suma el castigo de llevar unas gafas que no son las que les gustaría llevar.

beneficios de llevar lentillas

Pero desde el punto de vista médico hay mucho más que eso tras la decisión de usar lentes de contacto ya sean mensuales o diarias. Puedes ver opciones qué opciones escoger aquí:

Eso si, las lentillas superan en muchos sentidos a las gafas tradicionales.

Más allá de lo estético

Las lentes de contacto proporcionan un campo visual corregido completamente. La persona no ve borroso fuera del cristal, con lo cual mejora la visión periférica. Esto puede ser muy importante para conducir y para caminar por vías transitadas.

Tampoco se llenan de grasa ni se ensucian con la grasa de los dedos o con trazas de polvo, así que la visión es nítida en todo momento. Además, no hay distorsión de los objetos en las zonas cercanas al borde de la montura, porque el centro de la lente se desplaza junto con el ojo.

Las lentes de contacto también son imprescindibles cuando la diferencia de graduación entre los dos ojos es muy alta, ya que una la diferencia entre cristales inclina la montura hacia un lado. Por si fuera poco, las lentes de contacto nunca se empañan ni producen reflejos extraños, lo cual es muy común en los cristales graduados.

Libertad de movimiento y tranquilidad

Las lentes de contacto se pueden usar sin problemas con gafas de sol. Sin embargo, los días de mucho sol pueden convertirse en un infierno para las personas que usan gafas de vista, ya que no tienen manera de proteger sus ojos de los rayos solares, lo que provoca que entornen los ojos facilitando la aparición de las temidas patas de gallo.

El uso de lentes de contacto facilita, además, la práctica de deportes de todo tipo. No hay que tener cuidado de que se caigan y se rompan mientras corres o saltas, y no tienes que limpiarles el sudor cada 5 minutos ni subirlas a la parte alta de la nariz cada vez que se deslizan hacia abajo.

Evitar estos problemas aporta una sensación de libertad que difícilmente puede olvidarse.