Trastornos alimenticios en hombres

Los trastornos alimenticios, antes más comunes en las mujeres adolescentes cada vez aumentan en frecuencia en los varones, quienes suelen padecer de estos trastornos como lo que es la anorexia , bulimia y vigorexia.

El estudio emitido recientemente por la Asociación de Lucha contra la Bulimia y Anorexia (Aluba) en la Universidad de Buenos Aires se realizó sobre 100 mil casos de anorexia en varones, este estudio indica que en los últimos 10 años el número de adolescentes varones que padecen algún trastorno de la alimentación ha aumentado un 350%.

Aluba cuenta con 13 centros de atención terapéutica que funcionan con delegaciones en el interior del país. Los especialistas de estos centros indican que mediante las encuestas han podido establecer la frecuencia de que el desarrollo de los trastornos de la alimentación en adolescentes varones se dé en familias con características de bipolaridad.

Más detalles sobre los trastornos alimenticios

Es importante el tratamiento médico interdisciplinario para los pacientes de anorexia nerviosa o bulimia aunque los padecimientos no sean tan marcados, el diagnóstico oportuno de trastorno de la alimentación en un niño o en un joven prevendrá las complicaciones a la salud o el avance de la enfermedad a niveles poco saludables para el menor que podrían ocasionarle severos daños físicos e incluso la muerte.

El tratamiento psicológico debe aplicarse al núcleo familiar íntimo, es decir a los padres, hermanos y personas allegadas al paciente para recibir una asesoría sobre la mejor forma en que pueden apoyar y respaldar al paciente.

Trastornos alimenticios en el hombre

Los trastornos alimenticios son enfermedades manifestadas por los problemas o desajustes en los hábitos alimenticios, encierran un complejo de síntomas y patologías que se relacionan con el estado psicológico del paciente. Por ejemplo, en la bulimia nerviosa, las personas se dan atracones de comida en periodos prolongados seguidos por una intensa sensación de culpa que conlleva a conductas destructivas como provocarse el vómito o el abuso de fármacos laxantes o diuréticos para “deshacerse” de las calorías.

Una de las características principales de los trastornos alimenticios es que el paciente experimenta una distorsión de su propia imagen corporal luciendo siempre para sí mismo como excedidos de peso aunque su imagen real sea otra.

Otra de las características de estos trastornos alimenticios es el pánico a subir de peso pues le dan un valor prioritario a la imagen estética de las personas pensando que la manera de obtener el amor y la aceptación de los que le rodean es manteniendo una imagen corporal determinada.

Según el estudio de Aluba, la anorexia nerviosa y la bulimia son los dos trastornos alimenticios más frecuentes y perjudiciales al organismo, sin embargo existen otros trastornos no tan conocidos y que, aunque no son tan dañinos no deben dejarse de lado en cuanto se note algunos síntomas. Estos trastornos son la ortorexia, u obsesión por ingerir solamente alimentos considerados como saludables; vigorexia, necesidad de modificar el cuerpo por medio de dietas, actividad física extrema, inyecciones de esteroides y hasta cirugías estéticas; diabulimia, padecimiento exclusivo de las personas con diabetes que consiste en omitir las inyecciones de insulina para perder peso , y, por último, la enfermedad por atracón, que consiste en una ingesta excesiva de alimentos seguida por una restricción alimentaria extrema.